Capítulo anterior: Cronología de un descubrimiento (III)

Un viaje en bus puede ser algo anodino, un terrible martirio o una experiencia magnífica e enriquecedora. A veces, incluso una conjunción de todas esas cosas. Recuerdo cierta ocasión, mientras volvía a la ciudad de Arequipa después de una expedición truncada, en la que el trayecto estaba siendo uno de los malos. De los muy malos.

Leer más