Si de algo está sirviendo el conflicto en torno al referéndum catalán es para medir la presencia de la ultraderecha en España. Mientras asistíamos estupefactos al auge de partidos pseudofascistas en el resto de Europa, aquí la dinámica electoral se mostraba bien distinta, desatándose encarnizadas batallas por ocupar el “centro” del tablero político. Es por eso que muchos han hablado de la “excepción española” y otros tantos han -hemos- podido suspirar aliviados aquello de “pues tampoco estamos tan mal”. 

Leer más