Hubo un tiempo en el que no existía un palmo de tierra en África que no fuera una colonia europea. Todo el continente estaba de un modo u otro dominado por el hombre blanco. Por alguna razón, a sus habitantes nunca les gustó aquello, y con el tiempo fueron haciendo notar con cada vez más intensidad que su situación era humanamente insostenible. También en Europa, a causa de un ‘no se qué’ que acordaremos en llamar “progreso”, empezaron a levantarse voces críticas con el colonialismo que también fueron clave para acabar con él.

Leer más