La curiosidad siempre ha sido uno de los grandes acervos del ser humano, probablemente el más importante. La curiosidad, en sus múltiples formas, nos llevó a manipular el fuego, a diseñar la rueda o a escribir sobre el papel. La curiosidad nos permitió pensar el círculo y el cuadrado, nos bajó las estrellas y nos acercó los átomos. Pero no siempre fue benévola: la curiosidad arrancó los ojos a Edipo, despojó a Orfeo de su amada y, por si fuera poco, también mató al gato. En estos tiempos digitales, la curiosidad más ingrata ha adoptado una nueva forma. La del click.

clickbait-gif

Leer más